Tú, yo, nosotros...

            debemos tener algún mar

de piedra entre las venas,

 

 

alguna navaja clavada

                                   en la memoria,

            algún rayo de sol absurdo

iluminando nuestra nada

 

 

o, si no, explícame porqué

                                   siempre se nos des-

            hacen los sueños

entre los dedos.

 

Necesitamos

         averiguar la razón

                                   de tanto óxido, de tanto olvido,

            amarilleándonos la mirada,

de tanta huída de

 

 

nosotros mismos.